martes, 30 de diciembre de 2014

Os deseo la muerte.


Es necesario morir como el Ángel nos anunció bajo el cielo nublado. Morir una y otra vez. Y no sólo necesario. Sino inevitable. Algunos quedaréis bocabajo sin volver a levantaros, cierto. Pero no os preocupéis porque nadie os echará de menos. Si no os levantáis será porque ya no sois nada desde hace mucho y la muerte definitiva es lo mejor que os puede pasar. Ninguno nos salvaremos de la muerte. Y así os lo deseo. Y así llegará. Desde la profundidad oculta del centro magnético de la Tierra. Donde habitan los espectadores verdugos y salvadores de nuestra existencia. ¡Moriros, moriros, moriros, moriros, moriros, moriros, moriros! Una y otra vez una y otra vez una y otra vez. Y observar fuera del deslumbramiento la alineación de la nueva era. El alumbramiento sobre la pobreza conocida. La energía sobre nuestros nuevos cuerpos muertos. De la muerte y el nacimiento del cosmos. La desolación de aquellos desesperados ante la muerte que no podréis evitar con vuestra alienación agonizante. Moriros. Dejad vuestros cuerpos pudrid bajo el olor del geranio. Moriros. Unos encima de otros. En una montaña de muerte donde el alud de la vida elija qué merece ser alimentado. Donde sólo aquéllos que reconozcan la muerte serán capaces de aceptar el alimento. Sólo ellos. En la tierra muerta donde el brote nace una y otra vez una y otra vez una y otra vez. Sobre la muerte.  





miércoles, 19 de noviembre de 2014

El invierno del águila


No creáis que mi aliento se convertirá en mero vaho. Que este largo invierno oscuro será iluminado por el fuego. Con un ejército pagano de vodkamen muertos al frente, dispuestos a arder antes de emprender el último viaje navegando por las frías aguas donde la carne varaba. Un ejercito comandado sin hombres. Sólo almas huesudas de espadas y esputo. Esclavos. Desfilando contra aquellos que cortaron nuestra calefacción, que nos dieron de beber la mentira y su orín. Aquellos que arrodillaremos como águilas de sangre y abriremos en sacrificio de destrucción. Mostrando sus cancerígenos órganos como prueba de su final. Porque la redención no los ocupará. El nacimiento de la primavera no será mirado por sus ojos. En el deshielo de sangre sólo habrá sitio para nuestras gargantas cerradas. Que se abrirán en un grito sediento.






lunes, 17 de noviembre de 2014

Báltico

Entre las cortezas del frío
de máquinas soviéticas
alimento del progreso y el odio
de un pueblo árbol firme ante el leñador
en un eterno invierno
la Diosa Sol fue olvidada
clavada en una cruz
pero las serpientes aún reptan
aunque hayan sido golpeadas y rechazadas
permanecen en la tierra de los bosques
clavando miradas
ojos helados y cristalinos
confusos expectantes
ante la estúpida espalda lejos del bosque
ansiosa del brillo del progreso
un fuego artificial incapaz de mantener viva
la sangre del Báltico.



lunes, 10 de noviembre de 2014

Cuts from Lithuania


1

¿De qué forma una cosa puede ser tan real y a la vez tan irreal? Un hecho sacado por el tiempo. Personas fuera del momento. Consciente del ahora todo es mentira. Algo pasó de verdad. Algo bueno sin duda. Pero la inmediatez del ahora presente es intensa en su consciencia. Y esto pasa, y todo pasa. Y nada es verdad. Todo está permitido, ¿verdad William?


2

Voy a vivir este gran invierno. Nostálgico quizás. Pero estoy cansado de lo conocido. Voy a luchar contra el frío y mi mismo. Dentro de mi y fuera en la noche. Cansado de mi. Español hijo de la post Transición. En los restos lituanos de la URSS. Pisando y filmando -mejor dicho, grabando- sus campos, su gente cantando; mirando extrañamente mi interior. Mi aburrimiento y mi tristeza.

3

Arrastrad a gente.
Arrastrad el dolor.
Hay que acabar
con este plan quinquenal.

4

El viaje es lo interesante, no el final.

Jonas Mekas.

5

Vivir como un emigrante. Como un nómada mejor. Es la única forma de vivir en este mundo; de sobrevivir a la nada.

6

Lo específico es lo único universal, como el presente es lo único real.






martes, 28 de octubre de 2014

Gente en mis ojos.


Duerme con tu ojo interno y tus órganos abiertos. No dejes de tenerlos en la mira. Sombras creadoras de una ceguera disfrazada de luz. Romeos y Julietas. Perfumes y besos de cuerpos rotos. De mentes en fase terminal infectadas por el gran virus. Míralos y lee sus labios. Sus gargantas rocosas. Tenlos en la mira. No aceptes nada. Juega si hace falta en aquellos días señalados. En otros, huye. Del olor de sus estómagos. De las puertas del horno oculto. Paséate frente a ellos. Fíjate en los gatos. No dejes de tenerlos en la mira. Son peligrosos. Son inyecciones de aire. Descifra el código y evítalo. Y si te abandonan, habrás ganado.



sábado, 18 de octubre de 2014

Una noche nueva





Después de tantas horas de hablar y discutir, y beber y comer, y gritar sin encontrar algo razonable en todo ello, algo con lo que sentirse satisfecho, o un consuelo, nada, se ve vomitando sobre zapatos de fiesta. Algunos hablan del marisco, otros de las uvas. Algunos se atreven a hablar del anís, otros, del whisky.
Entonces se ve, digámoslo sí, obligado. Obligado a huir con una especie de sensación de estropicio emocional. Una inutilidad que está adoptando cierta madurez.
La calle es como el viejo oeste pero con niebla. Un salvaje oeste de baldosas aunque en este pueblo aún exista el albero. Camina por una callejuela de molduras de sangre. Piensa en la suerte que ha tenido de no mancharse el traje, ni siquiera los zapatos -es extraño-, recordando de qué forma había ensuciado a la gente que se encontraba cerca de él. En que la música era horrible, y la gente, sus trajes, sus bolsos sus perfumes, sus joyas; todo era horrible. Él también lo era. O lo estaba. Era una mala noche sin duda, aunque tampoco importaba demasiado, era la última del año.
Bajo los soportales de la plaza del pueblo encontró una taberna abierta. Una taberna reconvertida en antro por los horas y los clientes. Nada a su alrededor había mejorado. Incluso tenía la sensación de que había empeorado. Entonces encontró a una chica. Una chica que bailaba al fondo, en una esquina. Una chica a la que creyó reconocer.



                            Muchacha leyendo en el suelo. Edgar  Degas 1889.


viernes, 10 de octubre de 2014

La Caldera

Era una caldera ardiendo
explosionada
en una calle cloaca
esperando a la peste
bajo banderas de hambrunas.
Incapaces todos de decir la verdad
llenos de suciedad y muerte
un niño
recorre piedras con la boca
con las manos libres de la enfermedad
pero orgulloso de la violencia
con una sonrisa ante la jerarquía
con una sonrisa ante el reconocimiento
de la muerte.





martes, 7 de octubre de 2014

Aniquilando

Me van aniquilando
o intentándolo
con palabras cerradas de EGB
llenas de faltas de ortografía,
pero está pasando en estos momentos
y mañana no quedarán ni los acentos
pequeños puñales de envidia
que caerán sobre mi camino
de frío y mañana

me van aniquilando
como si mi fatiga y mi
propia pena no fuera suficiente
jueces de escarcha palabra
que andan diciendo
lo que ayer pasó

me van aniquilando
o intentándolo
con palabras de tierra seca
jueces de la relación ejecutada
con cualquier cosa baja y sumisa
ejecutada sobre el silencio y el abandono


me van aniquilando
con un propósito de ambición
dibujando su propia sombra asesina de sí misma
ahogada en un árbol de puntos
que dejé atrás del camino
soleado y eléctrico






martes, 16 de septiembre de 2014

El Oeste del Este

1

Aquí no hay vaqueros. Sólo piedras y jornaleros.

2
Invernaderos conquistados por la bandera nacional sobre
cabezas de rumanos y moros.

3

Moros, sí, porque aquí todo negro es un moro;
moros en bicicletas por el arcén de las carreteras.

4

Casas regentadas por agentes de los Cuerpos de Represión del Estado no declaradas a Hacienda.
El dinero de un hippie es tan bueno como cualquier otro.

5

Jarapas un 80% más baratas dependiendo de lo que te alejes de la costa colgadas en las fachadas.

6

Una era de cal sustituida por una de pintura plástica.

7

Bautizos y comuniones de sangre en chabolas con paredes de piedra.

8

Un virus que nace bajo una solanera.

9

Un acantilado sin quitamiedos. Un tipo con un BMW intentando tirarme por él.
Un duelo de clases.

10

El hombre paja intentando que el mar no lo venza en una playa nudista.

11

La Palabra Legión sobre un pequeño monte. Nuevo modelo de valla publicitaria.

12

Derrotado por una escalera de caracol y mi sistema nervioso.


13

La analepsis me sabe a tabaco. El tamaño medio del autóctono es antiguo.
Las bicicletas les quedan grandes.


14

No pasaré mis días en un desierto. Ni aún teniendo cuarenta días.





viernes, 5 de septiembre de 2014

La Parra

a pesar del orgullo tras la convicción y la demostración
de no convertir mi estómago en un cementerio de huesos y pus
ni bañarme con lágrimas de madres convertir mis músculos en un órgano lactoso
ni mi cuerpo en una piedra anquilosada cuyo centro es mi sacro
heredero de toda una energía familiar basada en lo que no sepa la mano izquierda que
no lo sepa la mano derecha en una austeridad rural mal creída como ascética
incluso rodeada de mosaicos de soles y venus ya barridos por el serrín
la exigencia del complejo de clases las guitas abandonadas de los galgueros
*véase El Miedo a la Libertad Erich Fromm sin narcisismos por favor
los enchufes redondos llenos de cal las vírgenes de porcelana acrílica
la fábrica de roscos mezclados con la saliva de la comunión
el regusto de disgusto de la palabra democracia
los momentos de felicidad no son más que muestras de la irrealidad de todo esto
y a pesar te doy las gracias hoy a ti Nicanor Parra por el revelo de Parra :

La palabra Dios es una interjección
da lo mismo que exista o que no”.



Poema extraído del poemario inédito "Sol eléctrico amarillo". 






lunes, 1 de septiembre de 2014

Pequeño

sólo quería el regalo del silencio,
aún soy pequeño,
las palabras hacen demasiado daño

sólo quería el regalo del silencio,
aún soy pequeño,
para llevar los anillos de nuestros muertos

sólo quería el regalo del silencio,
aún soy pequeño,
para olvidar la idea del amor,

-no como fidelidad, pero sí como lealtad-

sólo quería el regalo del silencio,
aún soy pequeño,
para entender la lengua de la curuxa

sólo quería el regalo del silencio,
aún soy pequeño,
para aceptar la muerte.





31 de Agosto, 2014






sábado, 30 de agosto de 2014

Acto Psicomágico y Antipoético



Tomemos como el centro de todo esto Madrid
coge un tren de cercanías hasta Cercedilla
desde la estación de Atocha por ejemplo
Cercedilla está en la Sierra de Guadarrama
se tarda como una hora en el transporte mencionado
sal de la estación de trenes y anda todo recto
por el borde de una carretera cuesta arriba
durante treinta minutos hasta que las casas dejen de existir
cada vez se ven más árboles
llegas a un puesto de información forestal o algo por el estilo
acércate a la ventanilla y pide un mapa
sigue la ruta azul
comienza en el primer camino a la derecha después del punto de información
anda otros treinta minutos sin parar sin prisas sin perder los puntos azules pintados en los árboles
el camino se divide ahora también hay puntos naranjas sobre los árboles
sigue los puntos naranjas estás en la ruta de los Miradores
todo empieza a hacerse cuesta arriba
hay cada vez más piedras y más árboles caídos
no te asustes si ves a una familia de ciervos
sigue adelante cerca hay una fuente que la montaña te brinda
sigue adelante doblándote con la propia curva de la montaña
todo ha sido poco más de una hora y media
al final los árboles se abren y dejan paso a las piedras
lo llaman el Mirador de los Poetas
el de Vicente Alexandre y Luis Rosales
aunque sobre las piedras alrededor también han escrito poemas de Machado
ve al segundo el que no tiene baranda de hierro
el que tiene una piedra como si fuera el trampolín de una piscina
solo que el salto al vacío es al vacío
colócate encima
pon tus pies a los lados de una placa de metal que hay sobre la piedra
la placa es un homenaje a Luis Rosales
no olvides quién es Luis Rosales
bájate la cremallera del pantalón o las bragas
mea lo más lejos que puedas más allá de la caída
hacia el infinito
no te preocupes por mojar la placa
cuando termines date media vuelta y baja de la piedra

respira hondo y vuelve a casa.  




martes, 19 de agosto de 2014

Los hijos ya no pueden jugar descalzos sobre la tierra.

Estaré delante cuando vuestros neófitos
se reúnan dentro de la gran pira
estaré delante de vosotros inconscientes
cuando arrojemos sus cenizas mojadas
desde un acantilado y miremos al cielo
olvidando que siempre hemos usado
la tierra para dormir.

¿Quién se salvará de esta agonía
dentro la danza macabra?

Es mejor intentar escapar comiendo hierba
es mejor ser enterrado que quemado
es mejor mirar al suelo con orgullo que hacia arriba con insignificancia
es mejor enterrar que dejarte quemar
es mejor morir solo consciente de los culpables que darles de comer a nuestros hijos
y que nunca puedan jugar descalzos sobre la hierba.






lunes, 11 de agosto de 2014

El último/La última (completar al gusto)

El último (completar al gusto)

El último...
La última...
El último...
La última...
El último...
La última...
El último...
La última...
El último...
La última...
El último...
La última...
El último...
La última...
El último...
La última...
El último...
La última...
El último...
La última...
El último...
La última..
El último...
La última...
El último...
La última...
El último...
La última...
El último...


viernes, 8 de agosto de 2014

Personas


Aquellas que viajaron a su propia oscuridad a través de vómitos y mentiras y decidieron quedarse agarrados a la mano amiga de la ensoñación, aquellas que no quisieron calmar y aceptar su estómago y volaron lejos de tierras en tierras y mares y mares llenos de animales a punto de la extinción, dejando un legado de silencio y dolor sobre cuerpos que dijeron amar para volver con proclamas sobre el amor y la amistad con un velo interior taponando con los sonidos del ego su lado oscuro, aquellas que lucen vestidos con aberturas que no son más que otra forma de cerrar heridas sin aguja esperando una especie de encantamiento a través del ritual como en una tribu ancestral cuando no es más que una mala comedia española sobre tablas podridas, aquellas con sus cuerpos maltrechos y esclavizados ante la simulación de la sabiduría y la madurez de la Nada que se embriagan ante la belleza que creen profesar poniéndose en evidencia a través de las historias de las demás aquellas a quienes envidian o simplemente ante las cuáles se empequeñecen, aquellas expertas de lo humano y lo animal en un papel o en un plato llenas de humo y alcohol aparentando que juegan a la bondad animal cuando sus cuerpos hambrientos reclaman espinas saladas para seguir alimentándose sin distinción de especies, aquellas que ante todo reconocimiento ajeno y el propio disfraz persisten en girarse ante su oscuro corazón y deciden autoproclamarse. Aquellas personas.





miércoles, 6 de agosto de 2014

Una tarde después

Creí que el acantilado estaba domesticado. Pero Creer y Domesticar son dos errores. El acantilado siempre se muestra ante tus pies atrayente y desafiante. Ella saltó primero. Y yo me quedé al filo. Al principio grité. Alcé mi mano como si pudiera alargarla por el vacío. Un tímido eco jugó con su cuerpo como si pudiera volver. Pero no volvió. O yo no pude verla. Porque me di media vuelta cansado ante el estropicio. El sonido del mar es un ahogo. El sur empeñado en el norte es una gran ola rota.

Ahora me visto para el invierno. Con mi propio sol interno. Sacudido por la arena, los juicios y las sentencias, desde la verdadera distancia. Regreso. Mi color es el negro. Mi sabor el rojo. Y vivo en un lugar azul. Mis vértebras siguen en guerra. 1985. Sueños de parias muertos a technicolor. Un único principio. Siempre el mismo superviviente. Atreverse no es una opción; es la única opción.





viernes, 25 de julio de 2014

Inalcanzable

Cuando lo inalcanzable no es una mujer, no es el arte, no es dios, ¿qué es? ¿la muerte? ¿más bien la vida? Cuando lo inalcanzable quizás seas tú mismo, ¿cómo sigues? Cuando lo inalcanzable no es nada. Sólo un vacío fuera de imaginación.






lunes, 21 de julio de 2014

Una no tan extraña afiliación


trabajé en un bodrio de película y no me han
pagado nada.¡viva el cine español!
he ido a la CNT para saber qué puedo hacer al respecto.
allí un tipo medio ido me ha dicho que para hablar con un abogado
tengo que ser miembro del sindicato. la cuota son 12€ al mes;
pero se me permite pagar las cuotas según pueda, si estoy en paro.
al cabo del rato ya soy nuevo miembro. un cenetista más.
de alguna forma soy anarquista oficialmente y eso no me gusta nada.
ahora estoy señalado. ahora tengo que tener cierta moral. porque
la anarquía es muy dura amigos. no se crean ustedes que puedo ir
por ahí fijándome en quién me mira raro y golpearlo si me place.
aunque su actitud me esté molestando hasta el punto de provocarme
la urticaria nerviosa que me aprisiona todo el cuerpo en ciertas ocasiones.
esto no es ser un buen anarquista amigos. un buen anarquista trabaja duro;
tiene compañeros, se educa y aprende con los demás…y toda una
serie de cosas que tienen que ver con la colectividad. por favor,
cómo odio este tipo de cosas. soy un jodido individuo egoísta. odio la anarquía; pero odio con más fuerza la democracia. yo sólo quiero que me paguen
mi puto trabajo y me dejen tranquilo. no necesito mucho; en eso estamos de acuerdo. la anarquía es para los fuertes. y esos ya han muerto.
me los llevé a la tumba a todos. ahora no queda nada. sólo queda
la asesina que nos aprieta más y más y nos corta el cuello con
hojas afiladas, impolutas superficialmente, manchadas.
el abogado no ve nada claro el caso. para esto no me he afiliado;
me digo tirado en un bar en el que un viejo llamado Joaquín
me interroga y me predice ciertas cosas. el mundo se acabará en 2013
y le doy mucha pena porque soy inteligente y no me doy cuenta
que vivo rodeado de una sarta de mentiras. eso pienso yo; sólo espero
que me paguen antes de ello y sobrevivir hasta entonces. y quizás
pague las cuotas del sindicato.









miércoles, 16 de julio de 2014

El genocidio sionista.


Todos sabemos qué ocurre en Palestina. Todos los Estados. Todas las organizaciones. Todas las televisiones. Todos los políticos. Todos. Al igual que todos sabemos qué les pasó a los judíos en Alemania. Es una pregunta recurrente sobre el tema. ¿Cómo son capaces de hacer algo así después de lo que les hicieron a ellos? Es una especia de karma a la inversa. Ahora el Estado de Israel tiene los bolsillos llenos de fósforo blanco. Y lo desperdiga sobre Gaza como si Gaza fuera una gran cámara de gas. Que Israel sea capaz de hacer lo que lleva haciendo décadas en Palestina es como un español exterminando a un americano. Después de matar sus cuerpos y sus mentes, matar su ciencia, matar sus dioses para darles este estúpido Dios, que no es más inteligente que ningún otro, sino igual de estúpido, con hijo o sin hijo, igual de estúpido e irreal que Alá; ¿cómo podemos si quiera pensar en asesinar de ninguna manera a un solo americano? En este caso existe una especie de karma controlado con algunas excepciones de añejo prado castellano. Pero el de Israel, este karma descontrolado invertido. Es como si realmente los Nazis hubieran gaseado a los sionistas con sus propias células. Muchos murieron, otros han generado un pueblo judío genocida a través de su ADN. O quizás, este genocidio sionista no es más que la consecuencia dentro del sistema globalizado actual de la consecuente evolución de esa fama histórica de comerciantes sin escrúpulos. Y Palestina tiene que ser su templo de oro. Sin importarle los huesos y la sangre.  




viernes, 27 de junio de 2014

Los Padres de la Nada


Desde vuestros sillones de la Nada
reciclados o esmaltados con la sucia historia
con la sucia locura de la filosofía occidental
con vuestras túnicas de las academias a las que blasfemáis
pero que al final del curso acudís
vosotros que tragasteis hasta la última gota del semen de Nietzsche
como verdaderos troyanos
con vuestras barbas y vuestros músculos dignos reposados
alzándoos desde la Nada como nuevo lugar
para los que echan de menos el limbo
una nueva suciedad desde la que os habéis erigidos patronos de la verdad
y de la fe de la que renegáis
en vuestros palacios y cementerios ocupados
idólatras de hijos muertos tatuados de sangre
cuando vuestras manos permanecerán hasta vuestro el mismo final pulcras
salvo para vuestras prácticas Bdsm rebautizadas post...
veganos exaltando la zoofilia o la pedofilia
desde vuestras calvas y deformes mentes
amuralladas por vuestro barrio
seguís jugando una guerra de Dioses
desde vuestros sillones de la Nada
adornados de algoritmos y arquetipos de una misma fe
que quiere hallarse ácrata siendo caudillo
seguís siendo Dioses
desde vuestros sillones de la Nada








lunes, 23 de junio de 2014

El Velatorio


La muerta boca arriba. Maquillada en la funeraria. Con su sombra negra y su purpurina, a petición de los más allegados. No ha sido en una cocina. No ha sido en la mar. Sólo se ha ido a otra parte. Con sus halagos y sus complejos. Con su amor y su mentira. Con sus pasos de baile y vómito. 
Al mundo donde los muertos son pájaros. Cantores pero cobardes ante los huesos rotos de su pecho, cubierto de plumas destinadas a caerse y volver a nacer; cada vez más oscuras.  





viernes, 6 de junio de 2014

Los muertos vivos

1. Muertos físicamente que se niegan a irse. Que están en tus sueños o pesadillas. Que dan peso a tus lágrimas y a tu cuello con susurros espectrales. Que aprisionan tus costillas y tu lenguaje. Que ocupan el lugar de tus pies. Muertos que te invocan. Que te acompañan mal o bien. 


2. Muertos de espíritu vivos de cuerpo. Que salen de tu cabeza rozando un precipicio. Llenando y cerrando de rabia tu glotis. Con un pequeño martillo forrado de algo suave. Asomándose levemente para desaparecer picando tu pecho una y otra vez. Muertos que no quieren irse. Sino que los eches.




Francesca Woodman

lunes, 2 de junio de 2014

Fuego

Ahí fuera hay fuego en los cuerpos. En las manos estranguladoras de la gente. Fuego en la calle. En las excavadoras de tumbas. Y habrá más fuego. Fuego en sus cuerpos, en sus armaduras, en sus caballos de hierro. ¿Os gustan las novelas románticas? ¿Queréis amor sin luchar? Quemad vuestros libros y ropas en la gran hoguera. Alimentad el fuego con sus cuerpos o con los vuestros, porque no hay otra forma de pasar este invierno.




Fuego

de donde nacerán pájaros de fuego.

Fuego

donde la tierra morirá.

Fuego

donde la tierra volverá a ser cultivada.

Fuego

 del canto de los pájaros. 









martes, 27 de mayo de 2014

Falsas esperanzas



¿Creéis que vuestras inútiles intenciones son un rayo de luz sobre la obscuridad? ¿Creéis ser un átomo de Demiurgo? ¿Creéis que os temen? ¿Que sois una preocupación para ellos? ¿Creéis ser seguidores de la salvación? ¿Que no seréis tragados por el volcán? Creéis que estáis en el “buen camino”. Pero sólo estáis en su camino. Estáis inmersos en el plan de la falsa esperanza. Nada grandioso os espera. Ni siquiera una renta básica. ¿Creéis que la nueva religión será mejor que la antigua? ¿Que vuestro aire no seguirá contaminado? ¿Que sois células de la regeneración? Vuestro júbilo es una inyección programada de mentiras. Sólo sois la nueva carne de los nuevos mataderos. Los portadores de la semilla. Vuestros cerebros transgénicos cubiertos de metal líquido. Comunicándoos en la nueva lengua dada. Un lenguaje limpio y muerto. ¿Creéis que la esperanza no es una farsa? ¿Creéis poder salvaros? ¿Creéis en algo realmente? ¿Queréis creer en algo? Creer en esto: Todo es falso, no hay esperanza, todo está programado. Y es demasiado tarde para que encontréis vuestro botón.  



Dibujo de Leonardo Da Vinci

martes, 20 de mayo de 2014

En la hora


En la hora de nuestra hora. Anunciada por el gallo. Buscar mi hálito en el espejo como única prueba. Vosotros que habéis acompañado a un hombre ahogado. Vosotros que os habéis jactado de invitaciones. De invitaciones a siestas de dolor. A noches eternas ahogadas. Sudorosas. En las que chocamos con porosos cuerpos negros. Traed al ermitaño que me tenía en sus sueños. Traedlo a mi lecho de muerte y semen para tener la gran charla. Ahora que no tengo nada que temer ante sus reproches. Reproches del espectro oscuro y la llama ancestral. Traedlo y dejar que mire mi rostro. Que huela mis llagas. Aguantad la risa ante su compasión si queréis. Pero abridle paso y dejad que coja mis manos si así lo desea. Que presuma con falsa modestia de su concha, si así también lo desea. Dejad que sea él quien tanto tiempo ha estado esperando este momento diga las últimas palabras. En la hora de nuestra hora.  




lunes, 19 de mayo de 2014

Pensiones


En una de la calle Escudellers. Sitiada de chulos. De paquistaníes o Indios. De Yonquis. Con el olor del primer orín. De la saliva seca. Asfixiado por la humedad. Que me seca por dentro. Los pasos fuera de la habitación son un ritual. Entran en mi cabeza como tambores golpeados por huesos. Las prostitutas gritan como brujas. Todo es sucio en la habitación. Los desconchones de la pared muestran las caras de la muerte y el tiempo. Todo es sucio. Yo soy lo más sucio a cualquier hora del día. Con esta piel grisácea llena de humo. Que se extiende sobre su propia caída. Oyendo el sonido de los huesos rotos con los que trabajarán mi cuero después de caer bajo el hacha del primer hueso. No quiero una caja cualquiera, quiero un sarcófago. En el que salir de esta habitación. En una procesión de fluidos y chismes. De no nacidos. Pringosos. Una procesión eterna. Que sólo es una pensión más.





viernes, 16 de mayo de 2014

Los ahorcados


Los hay que buscan un árbol, un árbol al lado de una poza, en las afueras de la ciudad, lo normal es que lo encuentren a los dos o tres días, el cuerpo digo, no el árbol; otros eligen un árbol dentro de un parque infantil, es encontrado el mismo día, el cuerpo, claro, por la mañana temprano. Los hay que prefieren la barra de las cortinas, usando el cordel de las persianas o incluso el cable de alimentación de una radio. Los hay que se suben en una silla de salón elegante, o los que se suben a una piedra no más. Los que se parten el cuello al instante y los que se ahogan durante minutos. Los valientes o los cobardes. Los tozudos o los arrepentidos del último suspiro. Los hay que atan una cuerda a un balcón exterior y saltan hacia delante, adornando la fachada de un edificio; esos son los que quieren dejar un mensaje, los que quieren una muerte como su paso por la vida prefieren las cocheras cerradas o las casas de campo. Los culpables en la Ciudad del Sol se ahorcaban sobre una gran columna. Pero eso era en la Civitas Solis. Ahora, los ahorcados no son condenados por nadie, aparentemente, sólo por ellos mismos. Pero todos sabemos que el primer Sol de la primavera es el verdadero asesino. El verdadero juez de nuestros delitos y nuestros miedos. Que llega pidiendo con ansiedad sus sacrificios. Su alimento. En dos semanas ha tenido dos. ¿Cuántos más no soportarán el rayo? ¿Cuántos llegarán al siguiente invierno vivos después de la flama de muerte de esta ciudad?. ¿Cuántos conseguirán dormir el dolor antes de la nueva primavera y la vuelta de nuestro Dios? ¿Cuántos árboles quedarán después de este largo verano?





lunes, 12 de mayo de 2014

El Criminal


Podrían ser las calles de Tánger. Las sucias calles de Tánger. Las oscuras calles de Tánger. Aunque se empeñen en el parentesco no existe el lazo. Un criminal no regatea. Coge lo que necesita. Lo expropia, políticamente, lo roba moralmente. El opio es una cama. Un armario para las pistolas. El criminal esconde su piel bajo el negro. Sus ojos no son más que una cristalera de confusión interna. Las empuñaduras también hacen callos. Pequeñas marcas de trabajo y muerte. La calina es la anunciación después de la flama. El criminal olvida. El criminal fue un hombre. El criminal ahora es un personaje. Un extraño por las calles de Tánger. Las sucias calles de Tánger. Las oscuras calles de Tánger dónde no hay criminales, sólo cuerpos perdidos. Llenos de un amenazante miedo. A la verdadera Diosa Sombra y sus hijas. Y no al falso profeta. El criminal suda y huele la hierbabuena de los cafés. Por un instante ve la imagen de por qué está ahí. De qué huye. De qué país. De qué Estado. De qué hombres o personas. En las sucias calles de Tánger que siguen ahí fuera. Las oscuras calles de Tánger. Con sus brazos y sus caderas. Con sus almendras y sus lenguas que no son más que un sueño pegajoso donde la palabra habibi es la última calada de una pipa. Y el cuerpo del criminal se convierte en una piedra roja bajo el negro. Un cuerpo seco sin olor.  



Tatuajes de Criminales y prostitutas, Errata Nature. 

domingo, 11 de mayo de 2014

Cavernícolas



Cavernícolas, levantaos. Mear sobre sus cabezas. Cortar el agua y la luz. Hincar el cuchillo profundo. Derrumbar las torres y el oro. Lucir vuestros amuletos de bronce. Limpiar la tierra del exceso de vida. No dejar descendiente alguno del hombre moderno. El hombre profano. Conceder el destierro en contados casos. Rezar de nuevo al único y verdadero Dios Sol para que no queme las cosechas ni vuestros cuerpos. Para que se esconda y deje paso a su hija lluvia y dé vida a vuestros cultivos. Escupir sobre el hierro y el hormigón. Cubrir y rechazar para siempre la sangre negra que recorre las profundidades de la tierra. No os bañaréis más en ella. Ni se la arrojaréis a vuestros hermanos animales. Cavernícolas, levantaos. Gritar y abrir la puerta. Destruir y liberar a los supervivientes de la verdad. Del grito oculto y eterno. Manchaos la boca con el jugo de la muerte. Saboreadlo. Purificados seáis. Cavernícolas, atacad en campo abierto. Las cuevas sólo se destinarán para las pinturas. Cavernícolas, levantaos. No pidáis nada. Cogedlo. Arrebatarlo. Arrancarlo. Vuestro es el presente oscuro y el futuro luminoso.  






viernes, 9 de mayo de 2014

Sangre


La sangre se caldea por la humedad del río. Fluye en riada por las venas. Aprieta mi garganta. Bordea mis ojos. Hierve mi piel. Asfixia mis arterias. Mi cuerpo es una mancha de sangre. Sin ideas ni convenciones. O estúpidos códigos morales manchando la idea original. Mi sangre es igual que la vuestra. Una sangre contaminada. Sucia ante el puñal del sacrificio. Cortada por las cuerdas del laúd. Las diferencias de densidad no son importantes. Mi cuerpo entero es un coágulo rojo. Negro. Muerto.Pero al vomitar, mi sangre, al descomponerme, beberé la sangre que correrá por el río. Porque correrá como se dijo. Y beberemos. Agachados. Ansiosos. Manchados. Satisfechos. De que el río corra delante nuestra. Llevándose vuestra sangre. Nuestra propia sangre contaminada. 




martes, 6 de mayo de 2014

Estallido


Una gran erupción solar va acabar con todo este mundo. Con sus políticos y sus banqueros. Pero también con sus médicos, profesores o arquitectos. Con sus albañiles. Con sus cómicos. Con aquellos que son raíces muertas. Aquellos que caerán tras la última rotación al abismo. Conciencia muerta conciencia viva. Y tras el estallido la agonía se intentará aferrar. A tu cuerpo. A tus tripas. Con sus sucias uñas escondidas bajo unos guantes. Intentando llenarte con la gula de su silo. Que arderá bajo el fuego. El fuego donde podrás arder para morir o vivir. Con el que soltar tu grito ancestral y eterno. Con el que ser uno. Hombre y juez de si mismo. Alejado de la autodestrucción. Del tiempo del no tiempo. Con nuestra presencia infinita bajo el sol. Con el pensamiento perdido. Levantando sobre las ruinas del silo el gigante organismo. Alejado de virus y vacunas. Del control. De sus torturas. Con un espíritu en sinergia.  Brillante y eléctrico. Como el nuevo Sol. 



sábado, 26 de abril de 2014

Matarse


Matar al padre. Matarse a uno mismo. Matar la tierra de tu intestino. Matar tus células. Matar los parásitos de tu espalda. Matarse a uno mismo, de nuevo. Matar el amor. Matar la vida. Matar la muerte. Matar al asesino. Matar la palabra. Matar la tierra. Matar el mundo. Matar la vida, de nuevo. Matar el lenguaje. Matar tu boca. Tu lengua. Tu garganta. Matar frente a la ventana. Matar en el sótano. Matar frente al fuego, en invierno. Matar frente al fuego, en verano. Matar el sacrificio. Matar la voluntad. Matar tu hogar. Matar la cueva. Matar el invierno. Matar sobre la nieve. Matar los días. Los domingos. Matar el tiempo. El pasado. El futuro. Matar el sueño. Matar el ruido. Matar tu mente. Matar tus ojos. Matar tu olor. Matar la piedra. Matar el lápiz. Beber tu sangre. Matarse en bucle.  












martes, 22 de abril de 2014

Los extraños


Gente que se mira, que un día fue y hoy no es. Algo. Nada. Que no se miran. Ahora. Que se vacían y se llenan, a solas, a diario. El uno sin el otro. Algún mensaje. Alguna pieza de algo adornada con restos de sentimientos. Fingida educación. Emails fantasmas. Móviles martillos. Rostros perdidos. Calles separadas y desconocidas. Sin roces de brazos. Ni miradas cómplices. Sólo extrañeza. Como rostros que se cruzan en una siesta. En un círculo con esquinas. Rasgadas entrañas que no se saludan. La rabia deja de ser suplemento alimenticio. El aire es suficiente. El vacío lo es todo. El vacío que es uno. El lleno.  







lunes, 21 de abril de 2014

Hoy, la muerte


Todo se resume a la muerte. Siempre la muerte. Pequeñas muertes. Personas muertas. Compañeras muertas. Amigos muertos. Personas amadas muertas. Personas odiadas muertas. Tú muerto. Día a día. Al cabo de un rato. Tus extremidades muertas. Tu cadera. Tu cerebro muerto. Tu alma muerta. Tu garganta muerta. Tu olvido muerto. Tus manos y tu boca muertas. Grandes muertes. La luz muerta. La tierra muerta. El mar. El cielo muerto. Los gritos muertos. Los días mueren. Los años. Los momentos y los segundos. Las fotos mueren. Las cámaras de cine. Los actores. Los albañiles. La mierda muere. Los asesinatos mueren. Y con cada muerte nace un vómito. O la muerte es un vómito. O la vida es un vómito. Porque después de cada muerte viene una vida. Una vida de muerte. Otra muerte. Todo es muerte. Siempre la muerte. La muerte es vida. La muerte es muerte.  Todo es muerte. 


martes, 1 de abril de 2014

William S. Burroughs


William Burroughs es el padre. Servando Rocha lo sabe. Kurt Cobain lo sabía. Jack kerouac lo supo. Yo lo sé. William Burroughs es un gato. Un yonqui. Un Dios-estatua. Un asesino. Un Queer. Un escritor. William Burroughs es el enamorado del aullido. Un intelectual. Un punk. Un collague de benzedrina y heroína. El sexo. William Burroughs es el padre. ¿De cuántos hijos? ¿De qué sangre? William Burroughs es una aguja. Un agujero. El eco del virus. El oriente contra el conjuro del oeste. William Burroughs es el padre. Huyendo del control. Del sueño rojo. El creyente. La visión. El vencedor. El derrotado. El golpe. El ritmo. La vida. La muerte. Un gato con un pequeño gorrión en el estómago. William Burroughs es el padre.  




sábado, 29 de marzo de 2014

Profecía


Veo ojos vacíos llenos de rabia. Testículos extirpados. La última academia arder. Los hombres metálicos devorándose, consumiéndose frente a un plato de virus. Sin tenedor ni cuchillos. Con sus cráneos afeitados sobre las aceras. Extinguiéndose por si mismos. Fotocopias grapadas. El alquitrán cubierto de sangre. O agua sucia. Y al principio de nuevo será el Caos. Donde el verbo habita entre las cenizas. Lo necesario está dentro. Y la luz natural volverá a reinar sobre la alógena. El pudor será devuelto. Los cráneos caerán tras los desconchones de los conventos. Un último principio frío. Una era muerta. En la nueva reunión de la tierra sólo hay unos pocos. Cansados y sucios por la misma suciedad. En el centro una fuente. Veo arder el agua. Y el Kraken saluda. Los gigantes del cielo vuelven. Basura de ingeniería. Aunque saben de este lugar. Todo lo que hay que saber. Y todo surge. Lleno de pájaros blancos y negros. De nuevo. En un pequeño círculo vivo. Bajo un gran monte. Y por las noches se recuerda.  




viernes, 28 de febrero de 2014

Oniromancia



I

Anoche soñé con mi propia muerte. Un plano en picado. Yo de unos setenta y pico años, casi igual de blanco que ahora pero con algunos lunares más. Una frente calva. Una melena blanca por los hombros y una barba larga en la barbilla casi hasta la nuez. Blanca. Un taparrabos estilo cristiano. Modelo Jesucristo. Aunque no me llevaban en cruz. No sé quién me llevaba. Sólo veo sus cabezas. No reconozco a nadie. Sólo me reconozco a mi aunque nunca me haya visto así. Sólo reconozco mi muerte. La puerta de umbral en oscuridad por la que me van a introducir. No hay ningún otro tipo de plano. Plano secuencia en picado. Desde una grúa bien alta. No hay angular. La acción no sufre ningún corte. Es algo silencioso. Rápido.


II


Y al día siguiente soñé con Camboya. Con una ciudad en llamas. Con sus gentes en llamas. Con una selva en llamas. Con sus templos en llamas. Con mi pelo lacio y el tuyo rizoso quemándose. Y nuestros cuerpos rotos quemándose. Había un vértigo en todo ello. Todo era luz día. Todo era en movimiento. Muy cerca y muy corto. Desenfocado. Y todo era fuego negro. Que termina al corte cuando despierto. Quemándome.

















jueves, 13 de febrero de 2014

Los Predicadores




Han venido a hacer la reconquista. La reevangelización. Aunque la venganza no entre en los planes de Dios todo apunta a ello, a pesar de los quinientos años. Los predicadores han llegado. Nuestros curas están muertos. Y se hundirán en la tierra las próximas elecciones. Estos no intentan fingir ante la ley. Sólo existe la ley de Dios. Que por cierto, no contempla el trabajo infantil como delito. Ponen a sus hijos de cuatro años a repartir panfletos con la palabra Dios. Con la palabra Jesús. Con la palabra vida. Con la palabra HOMBRE. Pero no tienen tinta para el respeto, la libertad y los derechos, los mismos que ellos perdieron ante Dios y Castilla. Ni hueco para la palabra MUJER. Qué retorcida venganza. Matamos sus cuerpos, sus dioses y sus templos y les dimos lo nuestro, nuestro Dios, y nuestros cuerpos violadores dentro del gran salón. Y ahora que la visión del desprendimiento nos ha sido dada tras la racionalización del miedo, aquí están ellos. Los Predicadores. Primero en busca de los que escaparon con las venas abiertas. Y después nosotros. Los paganos que un día fuimos padres. Padres de las hogueras.  







jueves, 2 de enero de 2014

Panfleto #14




deseemos luz y magia pero no dignifiquemos en un brindis la esclavitud – ya sea por debajo del salario mínimo o por encima- ni la caridad católica o televisiva deseemos amor mejor lubricado que sin ello con algo de intelecto y respeto para no acabar huyendo de la patrulla antiabortista del Señor G del cual deseemos huir de él y de todos los hijos del mal que habitan esta ciudad de ira  deseemos salud para que no tengan que recoger nuestro cadáver cubierto en una gran factura mortuoria mientras un coro de niños con TDA diagnosticado y bien tratados a base de anfetaminas nos abre las puertas celestiales localizadas en un trozo de tierra del cementerio local para familias sin recursos deseemos la no muerte espiritual y eterna como último sosiego y verdad deseemos la belleza y la poesía como una resistencia válida única y real del ser la acción sobre la inacción la libertad frente a la oscuridad judeocristianacapitalista que habita en nosotros en una gran ofrenda de frustraciones deseemos una imaginación reseteada un cuerpo sin miedo de huir del corazón que alberga y activar el botón de la no-mente deseemos algo algo limpio algo libre deseemos.